Algunas consideraciones a la hora de hablar de lengua y dialecto

La distinción entre lengua y dialecto no responde a cuestiones internas del sistema lingüístico

Los factores extralingüísticos determinan qué concepto utilizar

Más allá de lo que ya se ha dicho sobre las consideraciones sobre lengua y dialecto, se revelan como una aportación interesante los artículos y opiniones de Veny en cuanto que Jesús Tusón lo menta como apto para sus argumentaciones sobre el tema en cuestión [Tusón, 1996:88] [1]. Se da la particularidad de que en Inglaterra los dos términos son sinónimos; en Francia existe una tercera clasificación llamada ‘patois’ y hay que recordar que lo que fue un dialecto puede pasar a ser la lengua.

Veny, a este respecto, escribe que “todo dialecto es una lengua y que un dialecto se subordina a una lengua”. También, el dialecto es la base para una lengua literaria e incluye en sus acepciones la connotación peyorativa. Desde este punto de vista, en castellano, el del dialecto que se habla en Valladolid, Palencia y Burgos, a grandes rasgos, no es incorrecto ni mucho menos el leísmo ni el laísmo; es, simplemente, castellano, en su variante dialectal, lo que fuere base lingüística para el español, conjuntamente con el astur-leonés y el aragonés o fabla.

Y, desde ese aspecto extralingüístico que tiene la “convivencia” o la imposición, dice Veny que Estado, lengua y dialecto son tres términos que se interrelacionan. Respecto a la dialectología, el dialecto es una variedad diatópico, por factores geográficos, y también destaca que la conciencia lingüística de los hablantes es determinante en la lengua y en el dialecto.

Resulta interesante este autor porque esgrime mucha terminología similar a la que utiliza Coseriu, sobre intercomprensión, conciencia lingüística, lengua histórica, etc. En esta línea, Carmen Silva-Corvalán[2] también se refiere a idioma como la lengua histórica que hace de paraguas a los ‘dialectos’ “Español de América y Español de España”. Otros autores están completamente en contra de consideraciones de que lo que se hable en España sea dialecto de nada.

Esta autora relaciona, en esta línea, el idioma con la lengua estándar. Esta autora también utiliza la terminología de L. Flydal como también declara Coseriu: “De L. Flydal adopto los términos sintópico y diatópico, sinstrático y diastrático…” [Coseriu, 1981:3] [3].

Vemos que existe cierto consenso en cuanto a consideraciones generales, pero no en cuanto a cuestiones ya más específicas o en cuanto a la totalidad de la terminología.

Un vistazo al estado de cosas

Se considera que en las modalidades del español existen dos grandes tendencias como son la castellanista y la andalucista o de las hablas meridionales. Esta división le va bien a los analistas o estudiosos para observar los datos que hayan recopilado.

a).- La tendencia castellanista se circunscribe en el área septentrional de la península y a las zonas que adopten esta modalidad o características típicas de las modalidades septentrionales (astur-leonés, aragonés, castellano). Estas zonas son más conservadoras lingüísticamente, el sistema consonántico es más estable y se puede apreciar en aquellas zonas altas en grabaciones o transcripciones de encuestas o entrevistas.

b).- La tendencia andalucista se sitúa en las zonas meridionales de la península y en Canarias y en la mayor parte de la zona hispanoamericana (Manuel Alvar habla de “sevillanismo” [4]). Es más innovadora como modalidad, el sistema consonántico es más relajado y adopta numerosas características que se han ido esgrimiendo en distintos aspectos sobre el español de América y el andaluz. En la zona hispana de América, se da en las zonas bajas, como islas, zonas costeras, básicamente.

La pugna entre una visión u otra es meramente analítica o lingüística, pero no cabe discusión entre los hablantes porque todos se entienden y se dan cuenta del léxico o características que los separa pero que no los divide.

REDACCIÓN LEÓN

[1]En Jesús Tusón, Los perjuicios lingüísticos, Octaedro, Barcelona, 2003 [1996].

[2]Carmen Silva-Corvalán, Sociolingüística. Teoría y análisis, Alhambra, Madrid, 1989.

[3] Eugenio Coseriu, Lingüística Española Actual, III-1, 1981, pp. 1-32.

[4] Manuel Alvar, “¿Qué es un dialecto?” en Manuel Alvar (Director), Manual de dialectología hispánica. El Español de España, Ariel, Barcelona, 1999 [1996].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: