Los saludos de Cardona son un ejemplo de la antropología de la fiesta

La fiesta nos constituye como seres humanos y nos permite congregarnos en comunidades con los ritos y festividades que se han mantenido e institucionalizado


Pregón en catalán, de 1975

Pregón en catalán, de 1975

Uno de los hechos más importantes que se muestran en las salutaciones es la recuperación de la lengua catalana tras el franquismo. Poco después de que las tropas entrasen en Barcelona el 26 de enero del 1939, apareció la hoja oficial en la que se anunciaba un régimen especial, el Mando Único Cívico-Político-Militar, a cargo del que era máximo gobernador en la ciudad condal, Eliseo Álvarez-Arenas. Una de las medidas que se llevó a cabo fue el desmantelamiento del uso público de la lengua catalana. Por esta razón, desde el 1951, la primera salutación con la que contamos, hasta el 1974, la lengua oficial de uso es el castellano. Ya el 1975 y con el esperado final del franquismo se recupera por completo la lengua catalana.

El catalán, antes del 1975, sólo aparece tímidamente en algunos bandos a partir del 1954 para hacer referencia a nombres de festejos como el “Corre de Bou” (La Corrida de Toro) o el “Ball de bastons” (Baile de Bastones). También, a partir de 1969 se nombrará la fiesta bajo el título de “Festa Major”, expresado en catalán.

En cuanto a la información y carácter de las fiestas cabe señalar cómo en los años cincuenta y sesenta hay un predominio del aspecto religioso. Las alusiones a la Virgen del Patrocinio, patrona de la festividad de Cardona, son constantes en esta época. Sin embargo, con los años y el cambio de cultura esta religiosidad se va perdiendo. El último momento en que se menciona a la virgen es en la salutación de 1985. Francisco Cruces ya señala como la religión irá perdiendo fuerza debido a los cambios políticos que implicarán una mayor secularización de los eventos sociales: “es qüestiona la religió com a forma pública de pensar el món i com a llenguatge per constituir l’èsser social. L’anticlericalisme serà un component indispensable de la lluita política liberal i progresista durant força temps.” (Cruces: 1998, 55)

Por otra parte, otro hecho remarcable dentro de estas particulares salutaciones de fiesta mayor es cómo, a excepción de las de la década de los noventa, todas se hacen eco de cuestiones particulares del pueblo y que afectan directamente a sus habitantes en su vida cotidiana, desde cuestiones políticas, sociales y económicas. La salutación de fiesta se convierte, en estos casos, en el vehículo transmisor de las preocupaciones que afectan a toda la población sin que por ello el discurso pierda, en manera alguna, su carácter festival.

Como ya se ha señalado, uno de los elementos de la fiesta más importantes es el Corre de Bou, tanto por su repercusión histórica como por las controversias que generará con las nuevas leyes de protección animal. Éste es el evento más remarcado en las salutaciones. Tiene especial relevancia cuando es declarada Fiesta de Interés Turístico, hecho mencionado en los años 72 y 73. El Corre de Bou volverá a ser noticia de las salutaciones con la ley del 88.

REDACCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: