Los saludos informan del contexto social e histórico

Los discursos epidícticos siempre se presentan en un contexto vital y lingüístico implícito en la misma forma del discurso

Portada del progrma de 1969

Portada del progrma de 1969

Dentro del selectivo corpus de Béjar cabe distinguir muy claramente las etapas económicas de la historia reciente de España. Como dispone esta compilación de pocos saludos, debo excusarme por las posibles divergencias de la interpretación pragmática con la realidad constitutiva de los mismos; pero la lengua es lo que tiene.

Ésta, una vez se aparta de su titular y cristaliza en sobre un papel, pasa a ser patrimonio de los demás y patrimonio de lo que se pueda decir de ello. La lengua está viva y pese a estar escrita no queda sujeta a lo que cualquiera quiera decir de ello sino de lo que de ello se puede llegar a decir.

Una metodología de trabajo sobre la pragmática de la lengua y su fuerza informativa y de acción es la de analizarla, primero, y después corroborarla sobre el campo.

El único saludo de la época franquista es el de 1969 y es el que más explícito, sin llegar a ser apología de nada, es con relación a las miras hacia el pasado ‘preciado valor’.

Posteriormente, el salto llega hasta el saludo de 1979 y 1980, que seguro pertenecen al primer alcalde de la democracia de este país. La presentación de 1981 puede ser del mismo alcalde pero la tipología varía y podría tratarse de otro alcalde.

El tercer período comprende la crisis económica del bienio crítico del 93-94 del siglo pasado. Comprende los saludos de 1993 y 1994, que vienen firmados de la mano del mismo alcalde.

Otro período claramente delimitado lo abarca el alcalde más laureado de la democracia bejarana y es el período comprendido entre 1995 y el 2006. El alcalde es el mismo y sospechosamente (sería fácil determinarlo por la revisión de la wiki, y le privaría de riesgo al análisis lingüístico que se está llevando a cabo) es del PP. Comprende este período delimitado por el alcalde el mismo que ha vivido aproximadamente el estado. El alcalde del PP lo fue dentro del espacio temporal que ocupó el PP en el gobierno central con la figura de la era del desventurado analista J. Mª. Aznar.

Pasados los años, tras la faustuosa (no es error, es por no llamarla esperpéntica) caída del PP, las alcaldías han experimentado cambios y se aprecian en la última etapa de los saludos de Béjar, la etapa ambigua socialista (y seguro que no me equivoco) del saludo de 2007. El análisis lingüístico y epidíctico permiten dar luz a las hipótesis para convencimiento de otros posibles estudios sobre los que no se pueda corroborar nada. El deseo es conseguir el saludo de septiembre de 2008, y los auspicios más halagüeños optimizan como mucho que, si la interpretación de que este último alcalde es socialista no es errónea, la realidad zapatista, la crisis mundial, aparecerá sesgada, recluida y casi obviada como si no existiera.

(Viene de la entrada…)                                      (Sigue en la entrada…)

REDACCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: