Un análisis más de cerca de los bandos de Trasobares

Un repaso a los bandos ordinarios de Trasobares


Los bandos se publican oralmente en el momento en el que se realizan a través de la megafonía del bar Plaza y están a cargo de Félix, el alguacil, que en ocasiones podría ser substituido. Trasobares es una localidad zaragozana, en la comarca del Aranda, al lado del río Isuela, de 120 habitantes a los que se les informa de multitud de cosa a través de los bandos. Los bandos son muy útiles para informar de la actividad comercial y asuntos del pueblo, debido a la pendiente de las calles no es lo más agradecido andar subiendo y bajando a la plaza. Como la iglesia, las calles se han estructurado como mudéjar.

La carretera como las calles es estrecha y como el terreno abrupto del pueblo, posee bastante pendiente en ocasiones. Aunque parezca baladí la descripción del entorno, no lo es si tenemos en cuenta que lo que se analiza es la lengua viva, la que sirve para comunicarse entre unos y otros, en este caso, con bandos. Éstos se crean y se transmiten pensando en la orografía del terreno y del pueblo y para un fin comercial que no aísle al pueblo. El viento es un componente a tener en cuenta por si sopla de noroeste hacia sur o sureste, pues priva de buena difusión de las ondas y de la comunicación material.

Más allá del entorno inmediato, se puede y debe exportar el análisis hacia el las cercanías que no hablan, pero que están ahí. Para comenzar, cabe destacar que se ha pasado del pregonero tradicional que se movía de un lugar a otro del pueblo o localidad y comunicaba en vivo los hechos que se querían poner en conocimiento del pueblo. Esta actividad es tan antigua como la Historia. Encontramos un parecido en los mensajeros, por ejemplo, en conocido de la batalla de Maratón que avisó de la victoria y, al finalizar su comunicado, murió. Se pone en duda que el suceso ocurriese así y que fuese en Maratón y todo lo relativo a las medidas de la carrera que se le relaciona, etc. (La medida de la maratón fue la que existía entre la puerta del Palacio de la Reina Isabel II de Inglaterra hasta el Estadio Olímpico de Londres donde acababa la carrera con el quilometraje actual.). Del mismo modo, hay mensajeros en Roma que viajan los sellos lacrados de los rollos que viajaban de provincia en provincia e informaban de las noticias y de las decisiones de la capital.

Hay factores que otorgan mucho respeto a la versión de los pregoneros que van de un lugar a otro, y los hay para los que no se desplazan. El respeto que se le otorga a esta profesión en la Edad Media y en la Moderna era que se trataba de un oficio real, de ser un funcionario del rey. Baste mencionar y recordar el célebre Lázaro de Tormes, Salamanca, como pregonero real, que tiene un libro al completo dedicado a él y al respeto a esta profesión, aunque haya gente que busque fama en buscarle un autor o discutiendo sobre ello. La comunicación humana era humana, ahora es mecánica y lo podemos ver en los altavoces de la torre en Trasobares. Lo que lo iguala como lengua viva es que quien lo dice lo profiere en directo, no se trata de grabaciones: pregonar es su oficio. Lo que lo diferencia notablemente es que ahora no se puede hablar directamente con el pregonero por la calle, pues si se pudiera interactuar con él directamente, entonces, hablaríamos de una comunicación bidireccional, y en este caso es unidireccional. Este es un punto subsidiario que es adecuado destacar: no hay contacto directo, lingüísticamente hablando, con el emisor de los bandos.

Se ha perdido, en la sociedad actual por la aplicación de la tecnología y por la necesidad de disponer de más tiempo siempre para todo. En la actualidad siguen quedando pregoneros, al menos, que todavía siguen desplazándose, quizás no a pie, con bicicleta o con coche (y allí estaremos si alguien avisa de ello) llueva, nieva o haga calor. El espíritu de una sociedad abierta y libre y viva como una comunidad romana, tal vez, o cualquier otra, queda latente en la figura de estos personajes que merecen un punto de atención como pilares de la relación humana con la lengua viva. Esta relación humana aún existe, en honor a la verdad, en Trasobares, y este es el análisis que nos lleva a los bandos municipales de esta población.

El contacto se puede percibir no por proximidad humana sino por conocimiento del mundo o por un imaginario común de las vivencias de un pueblo. Existe un grupo de bandos que se conoce como bandos privados que pueden llamarse de publicidad. Los que encontramos en Trasobares son bastante utilitarios, pero en el patrimonio musical español se conservan bandos privados muy llamativos y ricos y sugerentes que incluso servían a compositores de música culta para elaborar sus piezas musicales. Hoy se denominan bandos ordinarios y se centran en anunciar hechos cotidianos que se van repitiendo de forma paulatina y aleatoria según lo que anuncie y el anunciante que venga al pueblo, que puede ser semanalmente o en diversos tramos temporales.

Los bandos ordinarios son anuncios de hechos muy actuales, de proximidad con el bando, pues el comerciante o interesado lo solicita para que la gente se acerque a la plaza o esté atenta a su paso por algunos puntos del pueblo. El grupo de bandos ordinarios dice mucho de la gente y del pueblo en el sentido pragmático. Nos dice cómo se llega a establecer el imaginario común de una comunidad, entre los residentes. Lo primero es vivir allí, pero también se puede observar y analizar a partir, siempre con hipótesis y conjeturas que pueden fallar, de los bandos. Los ordinarios se van repitiendo y es más fácil averiguar lo que entrañan, todo ya saben de qué se habla y a qué se está haciendo referencia y los turistas de verano o lo nuevos residentes lo acaban aprendiendo rápidamente, por su regularidad.

Todo tiene un aroma de vitalidad y de añoranza, porque esto de mantener una pieza musical es un hecho parecido al de una fanfarria cuando entra un gran personaje por las calles de Castela Caput después de conquistar el honor nuevamente; se procede con un toque de atención y con la repetición de la entradilla: “Atención, atención…” y la del comunicado. Esto hace pensar que la gente todavía posee un interés en las cosas y en la comunidad; se preocupa por informar y por que no se pierda la información y el beneficio del comerciante para que no abandone más al pueblo. Este es el punto prioritario destacable. Los bandos explican a los visitantes muchas más cosas de las que se dice deducen por el texto: que el comunicado lo conoce la gente, que el lenguaje designa personas que la gente conoce, que los hechos son conocidos, etc. Además explica hechos llamativos conjuntamente con la orografía del medio, como mínimo es conjeturable.

Si se observan los bandos se pueden hacer deducciones y especular con sobreentendidos. Se hace alusión en los bandos a “El Corte Inglés”. Este hecho ocurre por oposición a la jerarquía de la calidad o marca de las cosas. En Oviedo también existe esta misma nominalización del mercado de los gitanos que lo colocan en el Campillín, por oposición al mercado oficial que posee mayor calidad y que se emplaza en la plaza del mercado y calles colindantes. Es un conocimiento común de Trasobares, y también de otros lugares y situaciones parecidas. Se trata de un gesto de revalorización del sentido del mercado de poca o media calidad, de lujo no lo es y esta oposición es común en la gente.

Las poblaciones cercanas son mayores que Trasobares y esto se constata por medio de la observación directa, aunque se pueden sobrentender otras situaciones que de por sí conllevan subjetividad de quien descodifica el mensaje o el bando si lo oye de primeras. Pero es fácil comprender que si los comerciantes vienen de Arándiga, Chodes, Morata, etc. los residente ya saben que son poblaciones mayores pero cualquiera lo puede deducir aunque venga por Calcena de la zona de Soria. En el pueblo todo el mundo conoce a los vendedores y sabe siempre quien es el que viene con el bando.

Se puede suponer que la población se encuentra muy alejada o escondida de una carretera nacional solo al oír las poblaciones de los vendedores. Lo que no se puede deducir por los bandos es que el maravilloso Moncayo se encuentra a escasos kms. de poder ser avistado por encima de la Tonda. Un pueblo que mantenga esta tradición de los bandos ordinarios debe ser un pueblo pequeño y con una población de una media de edad elevada. Esto implica que la gente joven se ha marchado a Calatayud o a Zaragoza para probar mejores perspectivas económicas.

En uno de los bandos se oye hablar sobre ‘el de Guadalajara’, lo que implica que la provincia y comunidad manchega está bien cerca, lo que coloca al pueblo de Trasobares al sur de la provincia de Zaragoza. Los bandos dicen mucho de todo pueblo. Lo que se puede extrapolar al oír los bando es que los jóvenes salen fuera, pero que niños apenas hay. No se habla de ellos. Quedan tres niños en el curso 2008-2009 y por imperativo legal si no se alcanzan los cinco alumno, la escuela debe cerrarse. El pueblo posee una escuela maravillosa con calefacción y de nueva construcción, pero sin niños.

Pero en agosto este pueblo se llena de gente y el comercio aumenta, los bandos ordinarios se multiplican y aumentan su frecuencia. Muchos regresan por agosto y también por Navidad y los fines de semana; el regreso es para adecentar la casa, para vivir plenamente el fin de semana o para instalarse en una casa reformada (son pocos casos). Muchos productos que se anuncian en los bandos no van dirigidos a visitantes sino a los residentes habituales, se anuncian: “hules, alforjas, gorras, boinas…’ La gente mayor es la población mayoritaria y es la que compra siempre.

Esto permite atisbar una forma de vida: el pueblo moderno del siglo XXI. Un pueblo aislado con gente mayor, pocos niños además de ser un pueblo sin tienda de ultramarinos. La población consta de piscina, de pabellón, escuela, etc. pero no tiene tienda. Al entrevistar a la Sra. María José supimos los motivos de no tener tienda, pero es fácil elucubrar lo que sucedió: los dueños de la antigua tienda se jubilaron y nadie continuó con el negocio. La piscina se mantiene sola con los ingresos en verano, todo el mundo en Zaragoza adora el agua, y no en balde se hizo así la EXPO, pues es por todos sabido que Salou, en Tarragona, es la playa de Zaragoza.

Un bando canta la llegada de uno de Barcelona, cuanto menos curioso que en estas lontananzas próximas a Guadalajara, se acerque Barcelona hasta aquí: ‘Viene el de Barcelona’. No son datos de la fuente lo que se comenta a continuación sino una hipótesis. No se trata que vaya a Trasobares desde Barcelona, ¡no! Es un personaje conocido y se lo conoce por este apelativo por la gente que le compra y lo ve porque… y existen dos posibilidades. La primera es que la gente lo conoce así porque es un señor de Barcelona y saben que es de allí, pero no tiene porque ser así necesariamente porque si se tiene algo de bagaje del mundo se sabe que a la gente de Cataluña que va más allá de Fraga o de Aldea son conocidos como ‘el catalán’; se trata de un universal o como mínimo de un ‘nacional’. Lo llaman de Barcelona porque es lo más conocido de Cataluña. Existe una segunda posibilidad más graciosa por lo que lo conocen como ‘el de Barcelona’. Y es porque se trata de un gitano que vende todo lo que vende y que tiene un camión con matrícula de Barcelona. Puede no ser un gitano, pero se dedican mucho a vender el tipo de mercancías de las que reza el bando sobre su llegada: son colchones, etc. Además, son muy capaces de ir de vez en cuando o cada seis meses a Barcelona a compra material en una nave de Badalona donde los chinos venden los colchones más baratos a precios hipercompetitivos, etc.

La cuestión es que los residentes son mayores y no pueden ponerse a regentar una tienda. Además, la gente mayor no puede desplazarse todos los días a Illueca a comprar cosas básicas. Los jóvenes ocasionales se desplazan sin problemas a las ciudades próximas y no son los clientes prioritarios del reclamo de los bandos. A través de los bandos aunque no conozcas a nadie, parece que conozcas a todo el mundo.

Se da el caso que en ocasiones los vendedores tengan un producto de temporada y que lo hayan recogido de su propio campo o de algunos de la zona y se dedican a venderlo en un espacio breve de tiempo. Otros vendedores no utilizan el bando publicitario para anunciarse porque con la regularidad de sus visitas ya se sabe cuando viene, o simplemente utilizan el uso sonoro más habitual y rudimentario como es el claxon para llamar la atención. Éste es el caso de los afiladores, afiladores que se mueven por lugares donde hay carniceros, restaurantes, etc. de varias poblaciones o zonas. En el Puerto Olímpico de Barcelona es muy habitual que los restaurantes les den a afilar sus utensilios cortantes (de todo tipo) a afiladores profesionales que se acercan hasta allí, y hacen sonar la armónica u otro instrumento de viento. Cobran dos euros, y el afilado lo vale si el cuchillo también. La música acompaña a estos profesionales.

Estas actividades peligran pero cuesta mucho hacerlas desaparecer por más medios que se perfeccionen tecnológicamente, por más que se empeñe la sociedad acomodada al usar y tirar del siglo XXI. Tras el análisis se constata que la actividad está viva y nada tiene que ver la visión ‘corta de miras’ como califican los que se sienten calificados así. Nada tiene que ver con la visión de la Edad Media donde todo parece oscuro, tiene que ver con la luz que tienen las personas y con las relaciones que se establecen entre la gente del pueblo.

Hoy se pueden hallar pregoneros en pequeñas poblaciones de Lleida o de Asturias, Ávila, Salamanca, etc. No se trata de un hecho aislado, no se liquidará esta actividad hasta que nos abandonen sus responsables y nadie les quiera seguir en el oficio.

De momento, aquí están, aunque sea dentro del bar la Plaza o del Ayuntamiento de Trasobares, en una oficina o con un micrófono, o voceando, o con unas campanas en mano pregonando por las calles.

REDACCIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: