Los cuentos amenizan las tardes y relajan la sobremesa

junio 11, 2009

Redacción Barcelona /JPJorge Luis Borges no escribe novelas para no robar el tiempo de sus lectores

‘El Aleph’ y ‘El disco’, dos cuentos reflexivos y sencillos en lengua escrita

Las letras le deben unos cuantos momentos de entretenimiento a Jorge Luis Borges por sus cuentos, sus ficciones y sus narraciones bien distendidas y suculentas.

Para abrir boca, son estos dos, unos cuentos muy adecuados para adentrarse en el mundo imaginario y misterioso por el que navega la inventiva narración de Borges. ¿Quién no sabe o ha escuchado alguna vez las siguientes palabras?

El arrepentimiento

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No fui feliz.
¡Que los glaciares del olvido me arrastren
y me pierdan despiadados!

Mis padres me entregaron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida:
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Les defraudé. No fui feliz.

Cumplida no fue su joven voluntad.
Mi mente se entregó a las simétricas
porfías del arte que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado,
la sombra de haber sido un desdichado.

Jorge Luis Borges

Aclaraciones: El poema está modificado en su disposición para que sea más fácil poderlo recitar.Redacción Barcelona /JP Los versos endecasílabos no están dispuestos de forma correcta (formalmente) pero sí lo están para ser recitados (que es de lo que va esto de la poesía)

REDACCIÓN BARCELONA


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.